Iglesia y religión

La imagen de la Sábana Santa surgió entre cuatro y seis horas después de la muerte

Es una pregunta que se repiten millones de personas en todo el mundo: ¿Cómo y cuándo quedó impresa la imágen del hombre que aparece en la Sábana Santa de Turín? Y sobre todo, ¿a quién corresponde?
 
Para clarificar estas cuestiones, expertos de todo el mundo se han reunido estos días en Valencia con el fin de analizar la Síndone a la luz de los últimos estudios científicos, informa AVAN. Y los datos son tan reveladores que cada vez hay menos espacio para la duda. De hecho, un estudio realizado por el catedrático en Medicina José Delfín Villalaín señala que la imagen impresa en el lienzo quedó grabada entre cuatro y seis horas después de la muerte. Una exactitud que aporta la información «más precisa y acotada» obtenida hasta el momento. «El análisis medico-legal de la reliquia, especialmente la rigidez cadavérica del hombre de la tela» han sido las pistas que han conducido a Villalaín hasta el hallazgo.
A través de un informe forense se concluye que la imagen pertenece a «un hombre muerto sometido a tortura extrema», y que no se trata de una falsificación pues existen «huellas de sangre venosa y arterial donde se corresponden con el cuerpo humano». Esto lleva a concluir que «la imagen no pudo elaborarla ninguna persona, pues conocimientos anatómicos tan precisos no se tuvieron hasta el siglo XVII», según el catedrático. Y aún hay más, pues se han encontrado, por primera vez, «huellas de vísceras» y no sólo de sangre o huesos. En la Sábana «existen marcas que se corresponden, por ubicación y tamaño, con el corazón, pulmones, hígado, riñón o colon», así como otras del hueso sacro y la columna vertebral. Otros estudios han detectado marcas óseas como el hueso nasal, los metacarpios de los dedos, la rótula, algunas vértebras o 24 dientes con sus raíces. Villalaín también destacó la existencia de señales de «los músclos del pectoral y de la pierna».
 
Marcas de resonancia nuclear.
 
Respecto a la hora de la muerte, el médico afirmó que «si la reliquia perteneció a Cristo, algo no demostrado pero de lo que hay muchos indicios, y si nos basamos en los Evangelios y en el informe forense, podríamos decir que la imagen se formó entre las siete y media de la tarde y las nueve de la noche». Así, «habría que analizar si la expresión “al tercer día” se corresponde con la resurrección o con el encuentro con los apóstoles». Todas estas huellas, además, «son similares a las que deja una resonancia nuclear magnética».
 
Para estudiar en tres dimensiones el cuerpo del hombre que envolvió la tela, el escultor Juan Manuel Miñarro ha realizado una reconstrucción a escala, siguiendo los datos aportados por el Centro Español de Sindonología.
(el destaque es nuestro)

    Para citar este texto:
"La imagen de la Sábana Santa surgió entre cuatro y seis horas después de la muerte"
MONTFORT Associação Cultural
http://www.montfort.org.br/esp/imprensa/igreja/20060503/
Online, 21/07/2024 às 08:11:52h