Iglesia y religión

Cardenal Castrillón pide a católicos evangelizar Internet “sin complejos”


MONTERREY, 03 Apr. 03 (ACI).- El Prefecto de la Congregación para el Clero, Cardenal Darío Castrillón Hoyos, pidió hoy a los católicos del continente evangelizar Internet con “fidelidad e integridad”, conociendo la red, su lenguaje y tecnología.

“Hay que llegar al hombre y la mujer que viven en y de Internet proponiéndoles desde la verdadera salvación, la única salvación de Cristo”, sostuvo el Purpurado al participar en el Congreso Iglesia e Informática que se celebra en Monterrey, México, con la ponencia El Fenómeno Religioso: La Evangelización en la Era Digital”.

Ante cientos de participantes de toda América, el Card. Castrillón recordó que “Internet es un reflejo de la sociedad y la cultura actual” y “si la Iglesia quiere evangelizar esta nueva civilización con la que se encuentra, debe presentarse sin complejos en los ámbitos donde esta civilización se forma e informa”.

Dioses a la carta

El Purpurado advirtió que Internet refleja un secularismo muy particular. “Internet está plagado de reclamos religiosos. Pero hay que avanzar con cautela. ¿Nos encontramos ante verdaderos sitios religiosos o ante creaciones consumísticas hechas a la medida del hombre de hoy? ¿Estamos ante nuevas formas de secularismo? ¿Cómo se presentan las religiones en la web?”, cuestionó.

Según el Purpurado, “la secularidad se presenta no ya como ausencia de elementos sagrados, sino como ofrecimiento, casi comercial, de religiones sin sacro o con un concepto irreal del sacro, hecho a la medida del ser humano”. Este nuevo secularismo “no consiste en eliminar a Dios de la red, sino en presentar un nuevo dios hecho a la medida del hombre y de sus necesidades”. “El secularismo de la sociedad actual se presenta de modo silencioso, acomodaticio, tolerante, menos colectivo y más individualista, oculto bajo nuevos credos alternativos y fulgurantes, que se venden con más espectacularidad, ofreciendo unos contenidos más fugaces, unas esperanzas más de andar por casa y una salvación más terrena”, agregó.

Asimismo, precisó que “la Red ofrece un marcado relativismo heredado de la cultura en la que se desarrolla. Nada es absoluto, ni siquiera la verdad. Al entrar en la Red, el navegante encuentra múltiples propuestas de felicidad que se le ofrecen con argumentos muy atractivos, con múltiples promesas de una vida mejor, de superación personal, pero sin referencia a la verdad de sus contenidos”.

“Poco a poco, se llega a una divinización del individuo que acaba prescindiendo de Dios, o mejor dicho, de un Dios objetivo”, advirtió el Purpurado y añadió que “los nuevos dioses no son de barro ni de oro, sino de bits, más cómodos de adorar, menos molestos, y siempre listos a atender nuestros gustos”.

A evangelizar

“Si verdaderamente la Iglesia tiene conciencia de lo que el Señor quiere que sea, surge de ella una singular plenitud y una necesidad de efusión, con la clara advertencia de una misión que la trasciende y de un anuncio que debe difundir. Es el deber de la Evangelización. Es el mandato misionero”, señaló el Cardenal.

En este sentido, precisó que “todo católico, desde su testimonio personal, desde su vida, es también responsable de esta misión de la Iglesia. También cuando se asoma al cibermundo debe sentirse comprometido a dar lo que ha recibido, a ir y enseñar a todas las gentes”. “Así, Internet, se convierte para él en un areópago desde el cual proclamar el nombre de Cristo”, aseguró el Purpurado.

En fidelidad

El Cardenal Castrillón recordó que al evangelizar Internet “sólo el que es totalmente fiel a la doctrina de Cristo puede ser eficazmente apóstol”. “Evangelizar es colmar el corazón del ser humano que busca a Dios hasta encontrar en Él su plenitud de vida y de felicidad”.

“La Iglesia, sin miedo ni falsas humildades, también a través de Internet, debe presentarse ante los nuevos modelos culturales como la gran alternativa para el futuro del hombre y el punto de referencia para una renovación fundamental de la sociedad”, indicó.

Sólo la Iglesia “está en condiciones de responder a los enigmas recónditos de la condición humana que, ayer como hoy, conmueven íntimamente su corazón. Ni la ciencia, ni la exaltación de los sentimientos, pueden dar solución a los grandes interrogantes que envuelven la vida de los seres humanos”.

Esta evangelización, agregó, debe recordar que “el cristianismo es un encuentro vital y personal con Cristo, en la Iglesia y a través de la Iglesia. Ser cristiano es ser discípulo de Cristo, nuestro Maestro y único Salvador. Por eso, el primer paso de la Evangelización es llevar al conocimiento de Cristo”.

“La Iglesia tiene el deber de aprender los nuevos protocolos comunicativos y los nuevos lenguajes telemáticos para poder continuar su diálogo con la humanidad. Sólo así podrá establecer un verdadero diálogo con el hombre de hoy en un medio como Internet que es esencialmente interactivo”, indicó el Purpurado.

“Partimos de una convicción y es que el Evangelio puede enriquecer profundamente a esta nueva cultura. En este ambiente virtual de Internet se hace necesario un anuncio del Evangelio más incisivo, testimonial, encarnado –capaz de penetrar en las honduras de la mentalidad, de los valores condivididos– para regenerar el ethos de la gente y contribuir a la realización de un futuro más digno de la persona, que sea mayormente respetuoso de lo humano”, concluyó.
(....).

 



    Para citar este texto:
"Cardenal Castrillón pide a católicos evangelizar Internet “sin complejos”"
MONTFORT Associação Cultural
http://www.montfort.org.br/esp/imprensa/igreja/igreja20030403_1./
Online, 17/06/2024 às 20:48:34h