Iglesia

Ante confusiones que confunden y que buscan confundir
Padre Rafael Navas Ortiz



Me pregunto: ¿De dónde salieron algunos de los errores, ciertamente involuntarios, en el ‘testimonio’ del P. Renato?
 
1º Nunca existió, como pretende el mencionado ‘testimonio‘, un ‘plan‘ concertado o ‘acuerdo previo’ entre el P. Navas, Superior del IBP para Latinoamérica y el Profesor Orlando Fedeli con relación a la supuesta finalidad específica (ahora ‘testimoniada‘), de abrir el preseminario en Brasil para ‘Preparar os alunos do Professor Orlando para ingressarem no seminário do IBP em Courtalain, França‘.’ que según dice  dice el P. Renato existió ‘conforme um acordo prévio com o Padre Navas do Chile, então superior do Instituto na América Latina e antigo amigo do professor para que amesma funcionasse como o descrito acima. ‘

De hecho, el origen de la mayoría de los candidatos quepasaron por el preseminario, no pertenecía al grupo de los alumnos del Profesor y mucho menos lo es la gran cantidad de solicitudes de ingresoque se recibieron y aún se reciben.
 
Más aún: mis visitas personales, con cierta frecuencia, a los amigos de Montfort en Brasil ya otros lugares de Latinoamérica, no se originaron con la creacíón del IBP; mal podía ser, el apoyo recibido, una condición previa ya que el apoyo ya existía previamente, sin existir pacto previo alguno. Por lo tanto, la realidad es lo contrario de lo ‘testimoniado’ ahora, en medio de la confusión.
 
Con la erección del IBP y ante la posibilidad de abrir en Brasil, se aclaró desde el principio, que las relaciones de la Montfort con el IBP serían de una total independencia institucional… los alumnos del Profesor que quisieran frecuentar y ayudar al IBP o que posiblemente tuvieran vocación, lo harían simplemente, como todos los demás, en su calidad de fieles católicos y no como miembros pertenecientes a una asociación cultural. Se creó una sociedad jurídica de laicos (’Nuestra Señora del Buen Consejo‘) como instrumento para promover, recibir y canalizar la ayuda material y legal que se requiriera para funcionar.
 
2º Nunca recibí instrucciones del P. Laguérie en el sentido de impedir al Profesor Fedeli dar clases en el preseminario… después de llegar las primeras vocaciones de Latinoamérica al Seminario en Courtalain, se vio que era necesario, prioritario y aconsejable reforzar en los aspirantes,  junto con las bases del Catecismo, el conocimiento del Francés y del Latín; lo que me hizo pedir que estas materias cuya intensidad me pareció insuficiente, fueran reforzadas, lo cual disminuiría el tiempo dado a otras materias… Debido a algunas quejas de seminaristas sobre la fatiga por sobre exigencia de actividades, pedí que el ritmo de vida y por tanto el horario, fuera modificado de manera que los pre seminaristas pudieran descansar y tomar el sueño las 8 horas reglamentarias, para evitar el cansancio físico que ya se estaba notando en algunos, sin hacerles obligatoria a los seminaristas la asistencia, fuera de la Sede del IBP, a conferencias y reuniones en horas de la noche y los domingos o la asistencia en la madrugada a la Santa Misa fuera del horario ya que en las tardes había la Misa en la Capilla del preseminario. Lamentablemente esto se quiso entender, a pesar de la explicación delos motivos, como si fuera la exclusión de toda clase por parte del Profesor y como prohibición de contacto alguno con Montfort. Esta idea fue la que indignó (de esto  aún no da testimonio) profundamente al P. Renato al punto de renegar del IBP, por una supuesta fidelidad al Profesor Fedeli, pidiéndo me, en forma poco pacífica, comunicar al P. Laguerie su separación del IBP por esta causa; además de que  ya estando en camino para encontrar al Sr. Arzobispo, a última hora, manifestó, por teléfono, que NO iría a la cita con el Arzobispo de  Sao Paulo (quien supuestamente, con anterioridad, le había anunciado por teléfono, al P. Renato, que daría una parroquia personal al IBP) y añadió que él - P. Renato - sólo iría a pedir una Parroquia personal para él y no para el IBP. Ignoro si habían otras motivaciones diferentes a la ya mencionada para causar semejante actitud del Padre Renato creando se así un clima suspicacia permanente ante las decisiones tomadas, imaginando ver, en ellas, intenciones inexistentes, generándose así las condiciones para llegar, en medio de ’toda essa confusão’, a la situación a la que se llegó.

Así fue dada la renuncia, por los motivos que manifestó en aquel entonces y aún no ‘testimoniados’ ahora, del P. Renato al IBP…  Como es lógico, fue en ese momento y no después que él comenzó el así llamado ‘exodo’ (enel ’testimonio‘: ‘… Aqui inicia-se o ‘êxodo’ de padres (???) e seminaristas…’ ) del único sacerdote que habitaba en la Sede del IBP y que al mismo tiempo estaba contra del IBP; mal se puede testimoniar ahora culpando al Padre Laguérie del su éxodo (’… que lá moravam, entre eles eu, que enfim nos demos conta da encrenca na qual havíamos nos metido.’)  para dedicarse, al parecer, exclusivamente a la ‘capellanía‘ de aquellos contra quienes hoy da ‘testimonio‘.
 
3º El P. Renato nunca fue superior del IBP para Brasil, así lo ‘testimonié‘ (por decirlo dealguna manrera más en armonía con el tono del ‘testimonio’) a su debido tiempo y en varias ocasiones… Tanpoco se de donde salió ese ‘testomonio‘  de comenzar a llamarlo Superior del Brasil cuando enrealidad ni llegó a ser miembro del IBP, sólo aspirante a incardinarse y encargado de la Casa en Sao Paulo.
 
4º  Para terminar como termina el referido ‘testimonio‘ que confunde, cuyo autor también un poco confuso y al parecer bien confundido, ciertamente no es ajeno a ‘toda essa confusão‘ :
Gostaria de terminar esses esclarecimentos recordando a todos que toda essa confusão deve ser ‘creditada’ nas contas…’ y manifiesta así la confusão que confunde del mal llamado ‘Superior del Brasil‘ quien sinceramente testimonia, antes de despedirse, de lo que bien podría ser finalmente un testimonio contra su ‘testimonio‘: ‘… permitindo que o ‘oportunismo’ prevalecesse sobre a franqueza e a sinceridade.’
 
Pidiéndo, a Nuestra Señora, para todos la misericordia; que sin resentimiento contra nadie, estemos seguros que Dios sacará un gran provecho de semejante confusión… con la certeza de que finalmente los confundidos serán los enemigos de la Iglesia y el Papa triunfará.
 
En unión de oraciones,
P. Rafael Navas Ortiz


    Para citar este texto:
"Ante confusiones que confunden y que buscan confundir"
MONTFORT Associação Cultural
http://www.montfort.org.br/esp/veritas/igreja/confusiones-ibp/
Online, 28/05/2017 às 01:48:45h